Maurine y Guillaume, una pareja de franceses que decidieron mudarse a Barcelona y casarse frente al mar.  Wedding Planner Barcelona

Ceremonia

La boda se celebró el 14 de Julio, un viernes, así es. Fue una boda de tarde, con unas vistas al mar, infinity pool y un sol radiante.

Durante la entrada a la ceremonia, Moshi, el perrito que tienen en común la pareja, robó todo el protagonismo a la pareja al llevar los anillos.

Varios invitados hablaron durante la ceremonia y, en este caso, los novios quisieron hacer un ritual especial y algo diferente ese día. Cabe destacar que, se casaron legalmente en París semanas atrás. Optaron por hacer un ritual con lazos, que consiste en que los familiares más cercanos cojan un lazo y se lo antes a las manos de los novios, como símbolo de unión y eternidad.

Aperitivo

Durante el aperitivo, entre copas y degustaciones, los padres de los novios se animaron a dedicarles unas palabras.

Hacía tanto calor que algunas invitadas quisieron mojarse los pies y refrescarse en la piscina.

Banquete

Esta es siempre la parte que más nos gusta, la decoración de la mesas del banquete. La novia tenía clarísimo que quería que fuera todo blanco, todo limpio, minimal, elegante, en definitiva, pulido.

Flores, manteles, servilletas, etc., todo en blanco. incluso la minuta en blanco con la letra en negro y nos encargamos de producir el marcasitios en papel vegetal con sello de lacre, un detalle muy especial.

Al igual que en el aperitivo, también hubo amigos de los novios que dedicaron sus palabras. ¡Algunos de ellos proyectaron hasta un video!

Pero uno de los momentos mágicos de la boda fue cuando Maurine, la novia, cantó junto a dos de sus amigos algunas canciones en directo mientras los invitados iluminaban con sus linternas al ritmo de la música. Nos quedamos impresionadas porque Maurine canta espectacular. ¡Menuda sorpresa!

Cuando pensábamos que no iban a haber mas sorpresas, los novios volvieron a sorprender con su primer baile, ¡donde hicieron que el resto de los invitados se uniese a su ritmo! Se compincharon con algunos amigos para que en un momento dado de la canción, se unieron haciendo un baile muy sencillo de 4 pasos. Causó tal sensación, que se unieron todo los invitados y así empezó la fiesta que duró hasta bien entrada la madrugada.

Sin duda fue una boda sorprendente y muy especial.

¡Felicidades Maurine y Guillaume!

Paris Berlin Wedding Planner Barcelona 

Piña Colada Weddings

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *