¡Sin duda la boda de Anna y Pau fue para recordar! Wedding Planner Barcelona

El 16 de julio se preparó para recibir a todos los invitados de la pareja. Se adornaron los diferentes espacios con flores en tonos rosas y peach, vistiendo a la perfección cada rincón.

Los invitados llegaron, y mientras el catering les servía unas refrescantes welcome drinks, los novios se preparaban para el gran momento. Anna estaba increíble con su vestido, maquillaje y peinado. Pau estaba listo para salir con su traje de chaqué.

Ceremonia

La ceremonia, oficiada por Ivan, fue igual de bonita y especial que la pareja. Acabó en aplausos y sonrisas, rodeados de todos sus familiares, amigos y personas queridas.

Aperitivo

Anna y Pau hicieron su gran entrada al aperitivo al son de Zapatillas, de El Canto del Loco, versionado por un grupo de música en vivo. Los colores del fuego frío inundaron el espacio.

El equipo de foto y vídeo de Arboix Gutierrez inmortalizó cada momento de la boda.

Banquete

Para la entrada al banquete, los novios se reunieron con todos los acompañantes de su mesa y al son de This is Love, de Will.I.Am, entraron todos juntos, ¡fue un momentazo!

La Era brillaba con luz propia, decorada con guirnaldas que lo hacían aún más especial. El primer plato, una crema de tomate con carpaccio de gambas, mousse de burrata y guacamole, helado de yogur y crujiente de leche. De segundo, medallón de solomillo de ternera con salsa de foie y trufa, salteado de setas y espárragos trigueros. Y, por último, de postre, una deconstrucción de lemon pie. La velada estaba siendo espectacular.

La gran sorpresa se dio cuando entró un saxo en escena. ¡Un regalo sorpresa para el novio!

Al acabar el banquete, los invitados encendieron bengalas y los novios les deleitaron con su gran baile al son de Stand by Me, versionado y en colaboración del saxo.

Inmediatamente todo el mundo pasó a la fiesta, el equipo de DJ relució y no defraudó. Los invitados no pararon de bailar y saltar durante toda la noche. Mientras tanto, pasaban por el fotomatón para enmarcar el recuerdo y rellenar el álbum de la boda de Anna y Pau.

Esto no es todo, ¡y es que las sorpresas siguieron! Se instaló un toro mecánico que sin duda fue la sensación de la noche.

Un día muy especial, rodeados de los suyos, derrochando amor, ¡Felicidades Anna y Pau!

Paris Berlin Wedding Planner Barcelona 

Arboix Gutierrez

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.